Me gusta er furgoo….los domingos por la tarde…

…la mayor de la afizioneeeeeee….
O algo así era no?

A mi también me gusta el futbol, no soy socio de ningún equipo, pero si muy aficionado por nacimiento a la Real Sociedad donostiarra y por educación familiar al Real Madrid…(mi padre).
Rara combinación verdad?.
Rara sobre todo en Donosti, donde 9 de cada 10 txabales manifiestan sin rubor que su segundo equipo es el Barça, sobre todo de unos años para acá, todo hay que decirlo.
Pues como iba diciendo, me gusta el fútbol.
Y no solo el deporte, verlo, seguir a tu equipo…sino esas otras cosas sencillas que nos facilitan la vida.
O…¿no es verdad que es uno de los temas más socorridos para entablar conversación?
O…¿no es verdad que pasas tardes súper divertidas con tu coadrilla viendo el partido por la tele en tu barra fja preferida?
O…¿no es verdad que nos hace vivir pasiones que no encontramos en la rutina diaria?
O…
Podemos seguir y seguir…y seguro que cada uno de los aficionados al fútbol pueden escribir una linea y otra y otra…
Aunque también hay cosas negativas…
Esa violencia intrínseca que todos llevamos dentro y que en el día a día no podemos (ni debemos) exteriorizar, se nos escapa por boca y gestos en el momento que presenciamos un partido de fútbol.
Incluso en algunas ocasiones participamos en discusiones que finalizan en insultos y “vete a la mierda, hombre”…cuando no es algo más grave.
Por eso el fútbol es bueno, bonito y barato.
Se puede compartir, aplaudir y disfrutar.
Pero también puede perjudicar.
Aquí es donde entra el respeto y educación de cada uno de nosotros no?.
Y eso, apañeros, no nos lo da el fútbol.


Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *