Las tribulaciones de Joseba… aquella desastrosa tarde.

Pero qué bonito ha sido el primer capítulo de “Las Tribulaciones de Joseba, en medio como el jueves” …Gracias @Yomisma1981, un verdadero placer leerlo y seguir con la saga!. Muxu haundi… besote grandote y tal! 8)

 -> Por lo bajini, susurrando, en el backstage:

(Y ahora que no me oye… desde luego esta pamplonesa me mete en cada lío… ahora cómo seguimos las tribulaciones de Joseba… el pobre chaval está castigado sin play toda la tarde de un sábado y encima realizando las tareas de su querida hermanita pequeña Ainara… lo de querida es un decir, vaya niña mimada y caprichosa que nos ha salido!.

Y encima el hermano mayor Ander, que parece el ídolo de nuestro protagonista, está es esa edad del pavo que siempre está soñando despierto…o despertando de un sueño?

Bueno…y el aita?… ande estará el padre?…vamos a descubrirlo!). 8)

Capitulo II: Aquella desastrosa tarde.

Pero la cuestión era… ¿Qué iba a hacer toda la tarde?.

De repente noté un cosquilleo en el cogote, justo donde se me eriza el pelo cada vez que mi aita me da una palmada cariñosa en la espalda… Pensé que había vuelto de su paseo matutino y me dí la vuelta para darle un beso…pero no…

Ahí estaba Ainara…mi niña del exorcista particular. Asomaba en su cara esa sonrisa, preciosa y maquiavélica a la vez, corroborando que había conseguido lo que se proponía…es decir, fastidiarme siempre que podía. Dudé entre llegarme hasta ella y darle un buen tirón de pelos, así la ama tendría un motivo justo para castigarme, o simplemente dedicarle una de mis contestaciones de despiste y desubicarla por completo…

 – Kaixo Ainara! Qué guapa estás hoy! Pareces una modelo de anuncio de ColaCao…ya he visto además que has estado ensayando en la cocina… no te preocupes, tu tranquila, que yo me encargo de recogerlo todo… las grandes modelos tienen que descansar después de una dura sesión de trabajo… – y me quedé sonriendo con la bayeta en la mano.

Conseguido!… La maquiavélica sonrisa se transformó en cejas levantadas con la boca abierta sin saber que decir…extrañada que no me enfadara con ella. Apretando los labios, dió media vuelta, seguramente para confabular otra intentona de amargarme la existencia. Bon voyage, ma petite fille!, pensé mientras acababa el trabajo extra de limpieza.

Trajinando en mi cerebro que podía hacer para poder pasar la tarde sin  mi play, me asomé al balcón para concentrarme en las matrículas de los coches, cuando ví a Xabier.

El aita. Cincuentón de anchas espaldas, un millar de canas invadiendo la cabellera todavía bien poblada, una incipiente curva de la felicidad a la altura de la cintura y esa gran sonrisa contagiosa capaz de desarbolar todos las preocupaciones y miedos de las personas a su alrededor…

Bueno… en los últimos tiempos dicha sonrisa no emergía tan risueña en su rostro. Hacía ya unos meses que Xabier estaba en el paro. Siempre fue un optimista y evitaba por todos los medios que sus preocupaciones salpicaran a la familia… pero yo me había dado cuenta que no era el mismo, que sus bromas no eran tan frecuentes, sus carcajadas se contaban con los dedos de una mano y que las palmadas cariñosas en mi espalda no me erizaban los pelos del cogote. Mis hermanos parecía que no se habían dado cuenta del cambio. Es más, en ocasiones medio protestaban porque el aita preparaba la comida y la cena, cocinando siempre los platos que menos les apetecía… ensaladas, verduras, chicharro, pollo al chilindrón… no se daban cuenta que ahora teníamos que apretarnos un poquito el cinturón… Xabier, rebuscando en su medio perdido optimismo, siempre nos decía…”ya volverán los tiempos del solomillo al roquefort…mientras tanto hay que cuidarse un poquito y mantener mente sana in corpore sano…hala, a comer verduritas!”…Pocas veces podía evitar los malos gestos de la caprichosa de Ainara y la cara de hastío del inexpresivo de Ander. Y  las comidas eran cada vez más silenciosas, sin bromas ni comentarios. Las cenas eran más dicharacheras, la ama volvía del trabajo y no paraba de hablar de esto, de aquello de lo otro y de la pesada de la jefa. Xabier asentía, contento por verla activa y feliz, pesaroso porque él no podía hablar de esa forma.

Cuando el aita entró en la cocina, me dió un beso y al ver mi cara de resignación, preguntó:

– Todo bien Joseba?

– Bueno… la ama me ha castigado sin play toda la tarde.

– Y eso?…no sueles complicarte la vida los fines de semana… que ha pasado?. – comentó Xabier extrañado.

– Ainara… – repuse cabizbajo.

Al levantar la cabeza, ví que el aita suspiraba con su media sonrisa de resignación. La pequeña Ainara siempre metiendo en problemas a los demás para su propio provecho. De repente apoyó su mano en mi espalda, provocando un erizamiento de pelo cogotero como hacía mucho tiempo que no tenía. Mirándome a los ojos me dijo:

– Algo habrá que hacer esta tarde entonces, no crees?

Y lo consiguió otra vez. Consiguió que los problemas no pesaran tanto. Consiguió sacarme esa sonrisa de gozo, pensando ya en cómo íbamos a pasar la tarde el aita y yo… nos escaparíamos al cine, a ver la última de Harry Potter?…o casi mejor, podríamos ir a la piscina municipal a tirarnos cienes y cienes de veces por el tobogán?… o mejor aún, podíamos ir a la sociedad y preparar una buena merendola invitando a los  primos?…

Pero su propuesta me dejo ojiplático:

– Esta tarde puede ser una buena ocasión para tu primera lección de mus, no te parece?

Mus?…lección?…mi mundo se derrumbaba a pasos agigantados…qué podía hacer para evitar que esa tarde fuera la más desastrosa de mi vida?.

Imagen de previsualización de YouTube


Share

5 pensamientos en “Las tribulaciones de Joseba… aquella desastrosa tarde.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Las tribulaciones de Joseba… aquella desastrosa tarde

  3. Pingback: Las tribulaciones de Joseba… aquella desastrosa tarde

  4. Kaixo kaixo Laztana,
    Esto… que yo te meto en lios??? ejem ejem ejem… no pienso ni contestar a eso 😛 jijijiji!

    complicadico me lo has dejado laztana, pero algo haremos, jugar al mus o a lo q se tercie.. jijiji! Está genial! de verdad, no esperaba menos de ti!

    Muxu handi bat!

    • Kaixo!
      Pero son lios muy divertidos de desenredar… a ver si al final la tarde se resuelve con una buena partida de mus o se levanta castigo de play o … oye…que estoy escribiendo yo el capitulo “bertsopost” que te corresponde!
      Mila esker!
      Muxu haundi bat!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *