Virgencita, virgencita…!

Permitidme escribir mi último post del año 2011.

No ha sido un año muy especial.

Sin más.

Incluso diría que ha sido un año casi olvidable.

Pero me han ocurrido dos o tres cosas que merecen ser reseñadas.

Este año he comenzado mi aventura tuitera.

Y que me perdonen mis amigos de Facebook, pero exclamo sin mayores pretensiones: “Aupa Twitter y la madre que lo parió!”. 8)

Me ha aportado la oportunidad de expresarme como nunca, a pesar de emplear solamente 140 caracteres.

Me ha aportado la increible experiencia de conocer a muchísimas personas que de otro modo sería practicamente Sigue nadando...