Monumentos de papel

Si se hicieran los monumentos de papel, nos daría la sensación de poco sólidos y fácilmente destructibles, verdad?.
Pongamos que es un oximorón, y que lo aplicamos a esas maravillas que se llenan de polvo en nuestras baldas, que de vez en cuando calzan una  mesa coja, o que se nos olvida sacar de las cajas de cartón de una mudanza… (que pereza por Dios, ya lo haré mañana).
Esas maravillas llamadas libros.
Leyendo el dominical XLSemanal, me encontré como siempre, (y casi siempre es lo primero que leo un domingo), con la columna de Pérez-Reverte.  No

Sigue nadando...